Cortesia El espectador.
Emmanuel Macron, de 39 años, será el presidente más joven de la V República francesa. Fue elegido con el 65 % de los votos sobre Marine Le Pen, quien a pesar de la derrota se consolida como una de las principales fuerzas políticas del país.
Alivio. Eso fue lo que expresaron los dirigentes de la Unión Europea y miles de franceses que, por miedo a los Le Pen, decidieron votar por Emmanuel Macron, quien se convierte en el próximo presidente de los franceses con el 65 % de los votos.
Aunque los analistas coinciden en su buen resultado, aceptan que la abstención fue muy elevada (en torno al 25 %) y que el porcentaje de votos blancos y nulos también fue alto: un 8 %. Es decir, fue un triunfo paradójico: ganó con mucha ventaja y a la vez sufrió un castigo electoral: un tercio de los franceses le negaron el apoyo y otros muchos lo votaron sólo para evitar que la ultraderecha, representada por Marine Le Pen, llegara al palacio del Elíseo.
Esta vez la ultraderecha dobló su porcentaje, lo que la convierte en una fuerza clave en las próximas elecciones. Por eso, lo primero que Marine Le Pen hizo, después de reconocer el triunfo de Macron, fue aplaudir el “histórico y masivo” logro de su partido, además de anunciar “la profunda transformación del Frente Nacional para constituir una fuerza política que muchos franceses reclaman”.
Marine Le Pen puede obtener bastantes más diputados de los dos que posee actualmente con su campaña contra la UE, la globalización, los inmigrantes y las “élites” en un país corroído por el desempleo y enlutado por una ola de atentados yihadistas.
Así las cosas, el futuro presidente francés tendrá que unir a un país profundamente dividido y con grandes desafíos por delante, como la lucha contra el desempleo y el terrorismo o la refundación de una Unión Europea alicaída. Pero lo principal “será obtener una mayoría en las legislativas del 11 y el 18 de junio que le deje las manos libres para reformar”, afirma a la AFP Stéphane Rozès, presidente de la consultoría CAP (Consejos, Análisis y Perspectivas). “Debe tener claro que la brecha con Le Pen es de identidad nacional y existencial, no es la división habitual entre izquierda y derecha, y eso podría perdurar en las legislativas”, agrega.

(1)

En Francia ganó Macron

| Noticias, Planeta, Política |
About The Author
-